postpart

Perquè al nèixer un bebè també neix una mare i una nova família

Postpart

Perquè al nèixer un bebè també neix una mare i una nova família

part a casa

Parir en un ambient conegut, còmode i segur, on la mare i el bebè són els veritables protagonistes

embaràs i part

Sigues la protagonista del naixement del teu fill, de manera conscient i plena

Reflexión sobre la donación de sangre de cordón

IMG_7624
Sessió Informativa
Tanca
+ info
Properament
DIESHORESMINSSEGS

 

Algunos padres, movidos por un deseo altruista y con la información de que disponen, deciden donar la “sangre del cordón umbilical” de sus hijos ya que, como es sabido, la “sangre del cordón umbilical” es rica en células madre, las cuales pueden ayudar a tratar algunas enfermedades. Esto, que en principio nadie cuestionaría requiere de una reflexión más profunda para ayudar a que la decisión sea más consciente y mejor informada.

El bebé durante su etapa intrauterina, antes de nacer, al no poder respirar por los pulmones ni alimentarse por la boca, necesita y tiene un órgano externo a su cuerpo, la placenta, que realiza todas estas funciones.

La placenta no es tejido materno, se ha formado junto con el bebé a partir de la primera célula resultante de la unión del ovulo y del espermatozoide. Placenta y bebé forma una unidad dentro del útero.

La placenta es un órgano muy especial. Hace, entre otras, las funciones de pulmón, de aparato digestivo, de barrera protectora de ciertas moléculas y microorganismos, etc. La placenta es el órgano por el que el bebé toma lo que necesita de la sangre materna y envía a la sangre materna todo aquello de lo que tiene que desprenderse. El cordón umbilical es el nexo de unión entre el bebé y la placenta, y la llamada “sangre de cordón” es en  realidad sangre del bebé circulando por la vena y las arterias umbilicales, transportando el oxigeno y los nutrientes desde la placenta hasta el cuerpo del bebé y los productos de desecho del bebé a la placenta. Las sangres de madre y bebé nunca se mezclan ni se juntan.

Un bebe de 40 semanas de gestación tiene, por término medio,una volemia (volumen total de sangre) de  unos 290 cc. Un  adulto tiene aproximadamente una volemia media de 5 litros (un 8% del peso corporal).

En cualquier persona,bien sea el bebe intrauterino, el bebe extrauterino o el adulto, este volumen se mantiene, en condiciones normales, siempre constante  y circulando por todo el organismo.

Cuando nace el bebé, comienza su respiración pulmonar y comienza a mamar, ya no necesita la placenta. Es por eso que, pasados unos minutos, deja de enviar sangre a la placenta y el cordón deja de latir. Esa sangre la ha utilizado para expandir los pulmones, llenando las arterias y venas de estos por primera vez.

Durante este periodo de transición y adaptación a la vida extrauterina se están produciendo cambios muy importantes a nivel fisiológico y más concretamente en su sistema circulatorio. Mientras siga latiendo el cordón significa que a través de la placenta le sigue llegando oxigeno y nutrientes de apoyo para este proceso. Si no lo cortamos hasta que no deje de latir,  no dependerá exclusivamente de su propia respiración sino que le seguirá llegando oxígeno a través de las dos arterias que, normalmente, tiene su cordón umbilical. Cada niño tendrá un tiempo propio para adaptarse, según sus necesidades concretas.

Hay distintas maneras de actuar a la hora de pinzar (clampar) y cortar el cordón después del nacimiento. Se puede pinzar y cortar inmediatamente (clampaje precoz), se puede pinzar y cortar pasados entre 1 y 3 minutos (clampaje tardío) o se puede esperar a que deje de latir para cortarlo (clampaje fisiológico).

La diferencia de pinzar y cortar el cordón inmediatamente después del nacimiento, en vez hacerlo después de que deje de latir, supondrá que el bebé tendrá alrededor de 100 ml menos de sangre (un 33% del volumen total).Esta importante disminución del volumen de sangre supondrá que, aunque la volemia aumentará y se equilibrará cuanto el bebé tome leche, su hematocrito (proporción de glóbulos en la sangre) quedará disminuido. Y estas células que no ha recibido son muy importantes.

¿Qué células ha dejado de recibir el bebé?

Por un lado hematíes. El bebé tendrá mas posibilidades de tener una anemia por falta de hierro, ya que la leche es un alimento pobre en este mineral y eso es lo adecuado y tiene que ser así  para que la flora intestinal sea la idónea.

Por otro lado contará con menos inmunoglobulinas que son las células del sistema de defensa, cuando el bebé tiene un sistema inmune inmaduro.

En el caso del clampaje tardío, entre 1 y 3 minutos, no se podrá saber con certeza si en ese momento hay más o menos sangre en el cuerpo del bebé o en el cordón y la placenta, ya que está circulando, y distintos factores como pueden ser el llanto, las contracciones uterinas, etc., pueden producir variaciones en un sentido o en otro. Si bien es verdad que en la mayoría de los casos el bebé ya habrá recogido la mayor parte de su volemia o incluso toda.

Aunque el recién nacido a término, de peso normal y sano, parece que se adapta bien aun con estas carencias, no podemos asegurar que esto no tenga influencia en su salud más adelante.

También es importante resaltar que los bebés que más se pueden beneficiar del clampaje fisiológico del cordón (cuando deje de latir) son los prematuros. Además de ser más vulnerables, los bebés de 7 meses de gestación no tienen una tercera parte de su sangre circulando por el cordón y la placenta, sino que tienen alrededor de las dos terceras partes. Con un clampaje precoz, puede tener serias dificultades para expandir sus pulmones y adaptarse a la vida extrauterina.

En cuanto a la legalidad habría que considerar que, según la normativa vigente, para ser donante de sangre hace falta cumplir ciertos requisitos como  tener entre 18 y 60 años o tener un peso mínimo de 50 kg, para evitar repercusiones nocivas. Cada extracción suele ser de 500cc, lo que para un adulto de 60 Kg supone aproximádamente un 10% de la volemia.

Por último, aclarar que para poder donar la llamada “sangre de cordón” es conveniente hacer un pinzamiento precoz del mismo, con el fin de poder recoger la sangre que circula por el cordón umbilical y la placenta antes de que el bebé la retenga en su cuerpo y el cordón deje de latir, ya que si no se consigue recoger 100ml. como mínimo, los padres habrán hecho la donación, pero no servirá para trasplantes.

                                                                                                      EquipMudra